Un festival que sigue enamorando, 25 años de Cazorleans

Los amantes de la buena música volvieron a tener una cita en un enclave tan mágico como es Cazorleans. El festival de BluesCazorla festejó su cuarto de siglo por todo lo alto, dejando claro por qué es considerado una de las principales citas del blues en el sur de Europa. Lo hizo con tres días repletos de música y con un broche de oro que recordaremos durante tiempo. Una treintena de actuaciones repartidas en cuatro escenarios diferentes en los que el público disfrutó con distintas propuestas y actividades en las que no hubo un segundo de descanso.

Cazorla fue conquistada por la música y la ilusión de ver a de grandes artistas, y esto hizo que los asistentes se desplazaran desde distintas partes de la geografía española y también de algún rincón de Europa. La actuación más esperada fue la de Maceo Parker y, como era de esperar, no defraudó. El saxofonista, que trabajó con James Brown en la década de los 70, dejó boquiabiertos a los presentes en la plaza de toros de Cazorla.

Pero también dio mucho de qué hablar la increíble voz de Bette Smith, la proclamada reina del BluesCazorla 2019. Un cargo con mucha responsabilidad si nos acordamos de que el pasado año contamos con la presencia de la dama del blues Ana Popovich. Esta parada de Jaén en julio también nos permitió vibrar con figuras como Sugar Ray & The Bluetones, una de las bandas más importantes e influyentes del blues actual, que compartió escenario con Little Charlie y Duke Robillard.

El talento musical llegó de la mano de los sevillanos Caledonia Blues Band, Sra. Robinson o la Blues Band de Granada, quienes llevan acompañando al festival desde sus primeras ediciones. Volvimos a disfrutar de una voz más que reconocida: la de José Antonio García, vocalista de 091. Y descubrimos a grandes promesas como The Fixed Trio, el talentoso trío granaíno que ganó el Concurso BluesCazorla Blues Battle.

La segunda cita de Jaén en julio triplicó la población de este municipio de apenas ocho mil habitantes durante “tres intensos días de música, ambiente y fiesta”, según su alcalde, Antonio José Rodríguez. Desde el escenario Agua hasta el Jaén en julio, Cazorleans estuvo plagada de asistentes dispuestos a bailar al frenético ritmo de la buena música, una que suena mejor cuando está acompañada de grandes paisajes como los que ofrece este festival.

En Cazorla aún se oyen ecos de blues, de aquellos que se acercaron para disfrutar de cada uno de los grupos que pasaron por el escenario. Sin embargo, nosotros ya estamos pensando en la próxima cita: EtnoSur. El fin de semana del 19 al 21 de julio nos acercaremos hasta Alcalá la Real para celebrar los Encuentros de la Sierra Sur. Y tú, ¿te vienes con nosotros?

Los comentarios estn cerrados.