Vértigo Estival, primer día demostrando lo gigante de un festival pequeño.

GxnQEH1R_400x400

El festival Vértigo Estival, que cada año se celebra durante el primer fin de semana de agosto, ha sido, además del cierre de los festivales de Jaén en Julio, una muestra viva del motivo por el que cada vez triunfan más los festivales de pequeño formato.

38437940_1868718973185079_2746508062532567040_o

Cada vez son más los que se apuntan a esta cita desde dentro y fuera de la provincia de Jaén. Y es que las ventajas que ofrece un festival de pequeño formato son muchas. Con un público que ronda los cuarenta, Martos vuelve a recordarnos que hay otras alternativas a los grandes festivales multitudinarios.

38405234_1868670559856587_3030820895934382080_o

Todo empieza por un cartel muy cuidado que se acompaña de la provincia, tales como los consolidados Guadalupe Plata o los emergentes Uniforms y Harakiri Beach, ganadores del VI Certamen nueva Escena Independiente Andaluza, que apelan a un encuentro que visibiliza la trayectoria musical de nuestra tierra. A esto añadimos bandas consagradas como Lagartija Nick o Rufus T. Firefly.

38479601_1868719599851683_4745271746284748800_o

Más adelante, se añaden esa serie de actividades que hacemos durante el verano y que se hacen mucho más fáciles en recinto pequeño. Por ejemplo ir con la familia, darte un baño en una piscina, comer paella en hermandad, que te acompañe tu mascota, ir al baño sin hacer grandes colas u olvidarte de los abusivos golden tickets o entradas de primera fila.

38500797_1869136486476661_5472345478261637120_o

Para la organización del Vértigo Estival, la simbiosis perfecta une la programación musical y la vida en la ciudad. Cuando el precio de un café o una bebida, es el justo, es cuando comienzan a cambiar también las perspectivas. Y es que lejos de asignar una etiqueta de festival pequeño “bueno” y festival grande “malo”, es necesario hablar de los dos formatos, ya que es necesario y también compatible.

38458589_1868168863240090_2815779537055383552_o

Esta variedad de formatos es fundamental para comprender la relevancia de estos festivales como dinamizadores turísticos y culturales de muchas localidades. La realidad es que ya nadie duda que la música en directo se ha convertido en un motivo para viajar, y además para los artistas emergentes, una vía de promoción muy a tener en cuenta.

38491893_1869702993086677_5679838131470204928_o

Volver a cruzarse con los grupos que viste hace tiempo en un gran festival y disfrutarlos a tan solo centímetros o metros de distancia, cambia el enfoque de un festival al uso y hace más fácil y accesible estas citas. Si miramos más allá, este tipo de festivales, generan cada año un sinfín de anécdotas para grupo y asistentes, cargadas de curiosidades que a veces son fruto de la empatía con los asistentes, la cercanía o simplemente lo lógico tras borrar la línea entre el escenario y el público, generando espacios escénicos donde vuelva a aparecer esa simbiosis; la ciudad y la música, el artista y el público.

Vértigo Estival mantiene intactas esas prácticas, desde sus orígenes y es por aferrarse a ellas por lo que precisamente mantiene su fuerza. Algo que cada vez se convierte más en una firma de identidad de los festivales de Jaén en Julio.

Deja un comentario

Tu email no será público. Los campos obligatorios están marcados con un *