Archivos para August 2018

Vértigo Estival 2018: Crónica de una evolución afín a su identidad

GxnQEH1R_400x400
La edición de 2018 de Vértigo Estival ha sido la confirmación de lo que hace tiempo se viene practicando en el circuito de festivales: el pequeño formato sin perder identidad es garantía de éxito. Así lo demuestra el incremento de público este año, pero ojo, sin renunciar a su identidad.

Ya hablamos en otra ocasión de los secretos del Vértigo Estival para gestionar un festival de pequeño formato y hoy toca desgranar todo lo vivido durante esos días.

Si en agosto los destinos turísticos te garantizan unas colas de espera de vértigo, en Martos durante el primer fin de semana siempre tendrás una alternativa para no sentirte pequeño en mitad de un hormiguero. Porque cada año cuidan al milímetro, no sólo su cartel si no los emplazamientos y formatos.

38428690_1867418966648413_5290647041423179776_o

¿Has ido alguna vez a alguno de estos festivales? ¿WAU, Ojeando, Nocturama, Merendola, Pulpop, Fuengirola Pop Weekend, Monkey Weekend o similares?
Hablar de estos festivales es centrarse en el valor de lo local, además de unos buenos cabezas de cartel del panorama musical independiente.

Este año, después de escoger entre algunos míticos lugares para empezar con un buen tapeo, tales como Los Reales, Los Arcos o Baviera, entre otros, nos dirigimos al recinto donde  nos recibe  una de las revelaciones del panorama musical de Jaén, UNIFORMS, ganadoras (junto a Harakiri Beach) del premio a la Nueva Escena Independiente Andaluza. Perfectas para ubicarnos en este festival. Con referencias a The Cure, Sonic Youth o My Bloody Valentine. Sus temas parten de una sutileza vital, para tratar el pop unido a la electrónica. Su trayectoria llama la atención por lo breve y por lo intensos resultados que están obteniendo.

38465876_1867252993331677_4418907356239233024_o

Después sería el turno de conectar con el grunge, con los noventa y es que FAVX nos llevan de viaje a la época de Temple of the Dog, Nirvana, Alice in Chains, Melvins o Mudhoney. Con ellas aparece la diversión y la actitud en el escenario.

38430762_1867313466658963_4170939004247605248_o

Si con FAVS habíamos viajado a los 90, con GUADALUPE PLATA lo hicimos hasta principio de siglo. Cuando en el Misisipi, se acuñó el término “blues” asociado a un estado depresivo, de tristeza y que el grupo de Úbeda ha sabido interpretar desde su propia perspectiva. Una apuesta reconocida en todo el mundo. Muestra de ello son sus numerosas fechas en Europa y EEUU.

38277342_1867402033316773_5630419073826291712_o

Y para cerrar, un plato de lujo con LAGARTIJA NICK. Con dos figuras muy queridas en el panorama musical andaluz y nacional, como Antonio Arias y Eric Jiménez. Su directo es como una apisonadora que mantiene la misma garra que siempre. Llegaron para recordarnos que aún les queda mucho que decir.

38670911_1873316089392034_2762090448695590912_o

Y para continuar el fin de semana festivalero ¿Cómo os suena un desayuno acústico?
Ricardo Lezón (McEnroe) fue el encargado de reconectarnos con la música y que el comienzo del día fuera perfecto. Este año la organización de Vértigo Estival ha cambiado el lugar de los desayunos acústicos y la mejora se ha hecho notar bastante. Más asistencia de público y más comodidad para todos.

38458589_1868168863240090_2815779537055383552_o

Y después del desayuno, en agosto, lo más normal es que pensemos en darnos un baño. Y allí estaba LA BIG RABIA desde Chile, para acompañar la “paella party” con algunos ingredientes como blues, bolero, rockabilly interpretado con esa frescura y actitud que tiene una banda formada por dos músicos.

38437977_1868250266565283_2335405333536571392_o

Para acabar la tarde HARAKIRI BEACH nos tenía preparado un plato fuerte. Aún siento una banda emergente de la escena granadina vienen pisando muy fuerte, con las ganas de no demostrar nada a nadie y con una puesta en escena y canciones que se han labrado a base de mucho esfuerzo. Algo que seguramente les llevará a estar en primera fila en menos tiempo del que que creemos.

Empieza la noche y GATOMIDI nos vuelven a llevar de viaje a la época del pop británico, con la relevancia de las guitarras y las melodías de voces. Desde 2011 llevan demostrando su fuerza en el escenario y dejaron el escenario a punto para lo que quedaba por llegar.

38439954_1868915826498727_4699759880519548928_o

RAMÍREZ EXPOSURE ha dejado claro porqué son unos de los grupos más interesantes del indie pop o, como ellos dicens, del “power pop”. Conectaron con el público a los pocos minutos de salir al escenario y demostraron la perfecta sincronización tanto de la banda como de Ramírez en sus momentos en solitario.

38434528_1869069506483359_2608551582681268224_o

Y si en 2018 hay un grupo omnipresente en los festivales esos son RUFUS T. FIREFLY. Una máquina perfectamente engrasada, con nuevo disco y con un directo implecable. La unión perfecta entre psicodelia y pop. La unión perfecta entre grupo y este festival, por su actitud, por su trayectoria y su saber hacer las cosas tanto encima como bajo el escenario.

38446624_1869136549809988_5951232154217218048_o

Hablar del PERRO es hablar de uno de los mejores discos de 2018. Una propuesta musical que hace honor al término “independiente” de este festival y que al menos debemos ver alguna vez en directo, sí o sí. No defraudaron y demostraron que están más allá del indie o de etiquetas.

38448873_1869702966420013_9099036156724510720_o

Mario DJ, Dr. Musica e ISmael DJ se encargaron del cierre de un festival que cada año sube en calidad, manteniendo a raya las aglomeraciones, los precios desorbitados o todo aquello que no huela a mimo y cuidado para un fin de semana de festival.



Vértigo Estival, primer día demostrando lo gigante de un festival pequeño.

GxnQEH1R_400x400

El festival Vértigo Estival, que cada año se celebra durante el primer fin de semana de agosto, ha sido, además del cierre de los festivales de Jaén en Julio, una muestra viva del motivo por el que cada vez triunfan más los festivales de pequeño formato.

38437940_1868718973185079_2746508062532567040_o

Cada vez son más los que se apuntan a esta cita desde dentro y fuera de la provincia de Jaén. Y es que las ventajas que ofrece un festival de pequeño formato son muchas. Con un público que ronda los cuarenta, Martos vuelve a recordarnos que hay otras alternativas a los grandes festivales multitudinarios.

38405234_1868670559856587_3030820895934382080_o

Todo empieza por un cartel muy cuidado que se acompaña de la provincia, tales como los consolidados Guadalupe Plata o los emergentes Uniforms y Harakiri Beach, ganadores del VI Certamen nueva Escena Independiente Andaluza, que apelan a un encuentro que visibiliza la trayectoria musical de nuestra tierra. A esto añadimos bandas consagradas como Lagartija Nick o Rufus T. Firefly.

38479601_1868719599851683_4745271746284748800_o

Más adelante, se añaden esa serie de actividades que hacemos durante el verano y que se hacen mucho más fáciles en recinto pequeño. Por ejemplo ir con la familia, darte un baño en una piscina, comer paella en hermandad, que te acompañe tu mascota, ir al baño sin hacer grandes colas u olvidarte de los abusivos golden tickets o entradas de primera fila.

38500797_1869136486476661_5472345478261637120_o

Para la organización del Vértigo Estival, la simbiosis perfecta une la programación musical y la vida en la ciudad. Cuando el precio de un café o una bebida, es el justo, es cuando comienzan a cambiar también las perspectivas. Y es que lejos de asignar una etiqueta de festival pequeño “bueno” y festival grande “malo”, es necesario hablar de los dos formatos, ya que es necesario y también compatible.

38458589_1868168863240090_2815779537055383552_o

Esta variedad de formatos es fundamental para comprender la relevancia de estos festivales como dinamizadores turísticos y culturales de muchas localidades. La realidad es que ya nadie duda que la música en directo se ha convertido en un motivo para viajar, y además para los artistas emergentes, una vía de promoción muy a tener en cuenta.

38491893_1869702993086677_5679838131470204928_o

Volver a cruzarse con los grupos que viste hace tiempo en un gran festival y disfrutarlos a tan solo centímetros o metros de distancia, cambia el enfoque de un festival al uso y hace más fácil y accesible estas citas. Si miramos más allá, este tipo de festivales, generan cada año un sinfín de anécdotas para grupo y asistentes, cargadas de curiosidades que a veces son fruto de la empatía con los asistentes, la cercanía o simplemente lo lógico tras borrar la línea entre el escenario y el público, generando espacios escénicos donde vuelva a aparecer esa simbiosis; la ciudad y la música, el artista y el público.

Vértigo Estival mantiene intactas esas prácticas, desde sus orígenes y es por aferrarse a ellas por lo que precisamente mantiene su fuerza. Algo que cada vez se convierte más en una firma de identidad de los festivales de Jaén en Julio.